🥳 Despide el 2020, regalándote tu BOX PERSONALIZADO con 20% de descuento. 🚨 CÓDIGO: BOXIDEAL

¡¿Rayos UVC?! Conoce todo sobre la radiación ultravioleta y los tipos de etiquetado de tu Protector Solar

¿Qué son los Rayos UV?

Los Rayos Ultravioleta son rayos invisibles que forman parte de la energía del Sol que llega a la tierra. La Radiación UV también se encuentra en lámparas solares o camas de bronceado; es un factor de riesgo principal para muchos de los cánceres de piel, por lo que lo más recomendado es evitar la exposición prolongada. Quemaduras solares, arrugas y manchas en la piel son solo los efectos visibles de la radiación UV. 

En el campo de la medicina, la radiación ultravioleta también se encuentra en lámparas o rayos láser especiales que se usan para tratar ciertas enfermedades de la piel como soriasis, vitiligo, entre otras enfermedades, también a estos se les llama rayos UV.

 

 

 

Imagen por Hertally's MakeUp

 

¿Sabías que la radiación UV se compone en tres tipos?

La radiación se compone por un 95% de luz visible (esta sí es detectada por el ojo) e infrarroja (la que nos mata de calor) y el otro 5% de ultravioleta en la que están presentes los UVC (que se descomponen en la estratosfera) UVA y UVB.

¡Así es!, los rayos ultravioleta se encuentran de tres formas distintas:

    • Rayos UVA: Envejecen a las células de la piel y pueden dañar el ADN de estas células. Estos provocan daño a la dermis, la segunda capa de piel. Aunque están asociados al daño superficial de la piel a largo plazo tal como las arrugas y manchas en la piel, se conoce que causan algunos tipos de cáncer, ya que penetran más que los rayos UVB. Los rayos UVA generalmente no causan quemaduras es por eso que casi toda las camas bronceadoras emiten grandes cantidades de UVA, aumentando así el riesgo de cáncer de piel. 

La radiación UVA provoca daños en las capas más profundas de la piel.

    •  Rayos UVB: Las ondas cortas de la radiación UVB del Sol son en su mayoría interceptadas por la capa de ozono, aunque últimamente se ha provocado un incremento de los rayos UVB que penetran a la tierra por el debilitamiento de la capa de ozono.  Este tipo de radiación es la responsable del bronceado o de las quemaduras en la piel, ya que es absorbida por la capa de piel más superficial, la epidermis. Aunque su efecto sea sobretodo superficial, las heridas creadas por las quemaduras solares pueden derivar a diferentes tipos de cáncer de piel, además de que las dos tipos de radiaciones viven en coexistencia, por lo que no lograrás un bronceado sin recibir rayos UVA también.

 


    • Rayos UVC: Los rayos UVC se descomponen en la estratosfera, la capa de ozono impide que la mayor parte de la radiación UVC llegue a la Tierra y a su vez a nuestra piel. En el campo de la medicina existen diferentes lámparas que emiten esta luz, eliminando gérmenes y ayudando a la cicatrización. Estos rayos no son normalmente una causa de cáncer de piel.

 

¿Sabías que la luz que se refleja en pavimentos o superficies blancas también quema? 

Siiii… Suena muy raro y no lo podrías creer, pero estos elementos fungen como rebotadores de los rayos provenientes del sol. Los efectos son básicamente los mismos que la exposición directa, pero en menor cantidad, pues sólo reflejan un bajo porcentaje de estos rayos. 

Es importante recordar que la luz artificial también daña tu piel, las radiaciones visibles e IRA (radiación infrarroja) penetran en las capas más profundas de la piel y los ojos, y pueden alcanzar la retina.

¿Conoces el tipo de protección PA++++?

En algunos Protectores Solares, se incluye una leyenda distinta a FPS o SPF (en inglés), PA+++ es uno de los etiquetados que han causado mucha confusión. PA son las siglas en inglés de “Protection Grade of UV-A”, grado de protección UV-A en español.
El PA no se mide con un valor numérico como el FPS/SPF, se mide con ++ / +++ / ++++, entre mayor sea el FPS, más +++ contendrá la leyenda. Desde un PA++ se está hablando de una Protección Alta. El FPS se mide con números, la clasificación correcta de protección denomina a los IP 8, 10 y 12 como protección media; a los 15, 20 y 25, de alta; y en los 30, 40 y 50, de muy alta. 
También es importante revisar los ingredientes de nuestros productos, si el producto que vas a comprar cumple con las normas de etiquetado, debe tener la lista de ingredientes en él. Busca que contengan Óxido de Zinc, Dióxido de Titanio, Ácido Fenilbenzimidazol Sulfónico, Dioxibenzona o Sulisobenzona.
Recuerda que no todos los protectores contienen todos estos ingredientes, cada fórmula es distinta y ofrece un nivel de protección diferente. 

 

¡Se vale quererse broncear!  Broncearse depende del cuidado y exposición de la piel al sol, pero apoyados de un Protector Solar. ¡A todos nos gusta broncearnos en la playa! Pero recuerda que la clave está en conocer la capacidad de reacción de la piel ante la exposición solar para no quedar como #DonCangrejo.

En Envera amamos los días soleados y disfrutar de la vitamina D, pero sabemos que debemos evitar exponernos en horas específicas donde se sabe que los rayos UVA-UVB son más fuertes. Los rayos UV son más potentes entre 10 a.m. y 4 p.m.  y también son más potentes durante los meses de la primavera y el verano. Es importante saber es que los rayos UV pueden atravesar las nubes, incluso en un día nublado, por lo que es importante el uso de Protector Solar incluso en días lluviosos. 

Como siempre, es importante recordar que la exposición prolongada al Sol no es recomendada y mucho menos sin protector solar. Recuerda usa tu Protector Solar Envera FPS 50+ con color para darle un look muy natural a tu piel y a la vez igualar el tono de tu piel en todo tu rostro, cuello o cara. 

 

 

¡#ComunidadEnvera te escucha! Comparte esta información con quien creas que estará asombrado con estos facts

Compártelo con quien
más dudas tenga:

Ahora dinos tu opinión. Se vale debatir:

Nombre .
.
Mensaje .

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados