❤ Recibe GRATIS una muestra en cualquier compra 🚚 ENVÍO GRATIS en compras a partir de $1000

¿Cómo saber si mi protector solar me está dando lo que promete? 

Usar protector solar es fundamental para cuidar la salud de tu piel, pero para lograrlo siempre debes asegurarte antes, de que el producto está cumpliendo con la protección que te promete 🧐. 

El primer paso es entender a tu protector solar. 

Lo primero que debes saber es que los protectores solares te cuidan de la radiación solar y de la luz azul, es decir, te protegen de los rayos UVB y UVA, los primeros sólo constituyen el 5% de la radiación que llega a la tierra, mientras que los segundos componen el 95% de la radiación. Recuerda: UVB para Bronceado  y UVA para Arrugas. Y segundo, no todos los protectores solares son iguales, algunos funcionan a través de la protección química, otros con protección física, y otros más con una combinación de protección física y química por lo que cada uno usa ingredientes diferentes para lograr su cometido, ya que los protectores físicos reflejan los rayos, mientras que los químicos los absorben antes de que lleguen a tu piel. 

Ahora que ya entiendes a tu protector, aquí te van 4 sencillos tips para asegurarte de que estás usando un producto que de verdad te protege. 

1. Revisa la etiqueta

Si el producto que vas a comprar cumple con las normas de etiquetado, debe tener la lista de ingredientes en él. Busca que contengan Óxido de Zinc, Dióxido de Titanio, Ácido Fenilbenzimidazol Sulfónico, Dioxibenzona o Sulisobenzona. Recuerda que no todos los protectores contienen todos estos ingredientes, cada fórmula es distinta y ofrece un nivel de protección diferente. 

También es importante que al revisar las etiquetas verifiquemos que NO diga “protección total” o “FPS100”, ya que esos etiquetados están prohibidos con la COFEPRIS (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios). Para promocionar la máxima protección en el etiquetado, tu protector debe decir “FPS 50+”, así que no confíes en los que dicen protegerte totalmente. 

2. Que no lo veas no quiere decir que no exista 

Ya lo dijo el Dr. Gatell 🤣, es un error pensar que sólo lo que vemos existe, así que no te dejes llevar por las pruebas con lámparas UV cuando veas que el protector no se muestra negro ante el skinscope o cualquier otra lámpara de ese tipo. 

Si no estás seguro de estás haciendo la prueba correcta para tu protector solar, pregunta a los expertos. Los protectores químicos, o de combinación de protección física y química no suelen responder del mismo modo que los protectores físicos a las pruebas con lámparas UV; así que si no ves los mismos resultados en ellos, no te dejes sorprender. El examen adecuado para verificar la protección debe realizarse con un espectrofotómetro, así que huye de los fast tests con lámparas UV.

3. La importancia de las certificaciones

Los productos dermocosméticos -entre otros más- deben cumplir con la normatividad mexicana de la COFEPRIS, en la que es necesario contar con un un etiquetado claro, así como con el aviso de funcionamiento correspondiente. Si tienes dudas sobre si el producto que estás a punto de usar cumple con la norma o no, acércate a la marca, ellos están obligados a proporcionarte esa información para que te sientas tranquilo. También existen certificaciones internacionales como las de la FDA (Administración de medicamentos y alimentos por sus siglas en inglés), quienes se encargan de proteger la salud y seguridad de la población a través de las certificaciones de alimentos, cosméticos, dispositivos médicos y medicamentos

Por cierto, puedes encontrar nuestro aviso de funcionamiento en nuestra página web o escribirnos a través de nuestras redes sociales para pedirla. 

4. ¡No es lo mismo!

Aprender a diferenciar entre los productos que están diseñados para protegerte y los que están diseñados para otra cosa y además te protegen es fundamental, es decir, no es lo mismo usar un maquillaje que tiene un poco de protección solar, a usar un protector solar que, además, te da un poco de color con maquillaje. Los productos que tienen como función principal el protegerte del sol, se concentran en formular un producto que de verdad cuide la salud de tu piel y cumpla con lo que promete, mientras que los que tienen como prioridad ofrecer otra función, no contemplan en tan gran medida tu protección solar. 

En ENVERA nos aseguramos de que te sientas seguro con tu protector solar, por eso enviamos una vez más nuestros protectores a un laboratorio certificado por COFEPRIS que utiliza metodología FDA. A través de un estudio in vivo con 20 panelistas con la metodología CFR 201.327. Por último, no olvides la importancia de visitar a tu dermatólogo. No todos los protectores solares son ideales para todo tipo de piel y, como siempre decimos en ENVERA, cada piel es distinta y tiene sus propias necesidades así que siempre es importante darle un cuidado personalizado. 


¿Tú ya sabes cómo te cuida tu protector solar? 



Compártelo con quien
más dudas tenga:

Ahora dinos tu opinión. Se vale debatir:

Nombre .
.
Mensaje .

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados